Ética

16/7/09

La ética de un tatuador profesional
Dado que el artista trabaja directamente en su cuerpo, usted tiene todo el derecho para exigir, además de la pericia técnica y artística, también un profundo respeto hacia su persona y por su decisión de tatuarse.
Los tatuadores profesionales de todo el mundo se han impuesto, además de las ya descritas normas higiénicas, también un buen número de reglas ético-morales, precisamente para salvaguardar la intimidad de aquellas personas que diciden tatuarse y todavía no están seguras de cómo convivirá con dicha elección. Recordemos algunas de estas normas.
• Ante todo, un tatuador profesional evitará realizar un tatuaje en zonas demasiado expuestas, como las manos y la cara. Un trabajo de estas características puede ocasionarle problemas de carácter social, pero también personal. Por otra parte, los tiempos han cambiado, ya no existen tantos prejuicios, y hoy en día ya no suele suceder casi nunca que las personas tatuadas sean consideradas delincuentes o, en cualquier caso, individuos marginales. Sin embargo, no debemos olvidar que vivimos en una sociedad muy condicionada por la imagen exterior y la apariencia, un mundo demasiado superficial, en ocasiones. Un tatuaje puede condicionar su vida y sus relaciones de trabajo y sociales. Por esta razón, es conveniente cubrir las partes del cuerpo tatuadas y conferir a dichas obras de arte un carácter más íntimo y personal que social. Por su experiencia con los tatuajes, el tatuador conoce perfectamente estas cuestiones, con las que se ha encontrado en multitud de ocasiones, por lo tanto, resulta recomendable que se deje aconsejar. Obviamente, existen casos excepcionales; algunos tatuadores tienen las manos tatuadas, para reafirmar su actividad profesional y su forma vida, una manera de decir: «Me gusta lo que hago y no quiero dar marcha atrás.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Support Car Insurance with Hotrod WP theme
Templates Novo Blogger